Hajj: Sobrevivieron a los ataques de Christchurch. En La Meca, encuentran la paz como peregrinos.


"Pensé que estaba mirando un símbolo, un símbolo de paz, un símbolo de Dios, Él está aquí", dijo Gul a CNN.

Gul es una de las 200 personas que llegaron a La Meca, Arabia Saudita, desde Christchurch esta semana para realizar la peregrinación anual al Hajj, que comenzó el viernes. Son sobrevivientes de los ataques terroristas de marzo de 2019 en dos mezquitas en Christchurch, así como familiares de los fallecidos en el tiroteo.

Cincuenta y una personas murieron en el ataque de un hombre armado nacionalista blanco durante las oraciones del viernes.

El rey Salman de Arabia Saudita invitó al grupo a participar en la peregrinación con todos los gastos pagados en julio. Las entrevistas de CNN con peregrinos desde Christchurch a La Meca fueron facilitadas por el Centro Internacional de Comunicaciones del Reino.

En un comunicado emitido por la agencia de noticias oficial saudita, el Ministro de Asuntos Islámicos, Abdullatif bin Abdulaziz Al Sheikh, dijo que este viaje financiado por el estado era parte de los esfuerzos del reino para "luchar y vencer terrorismo y terroristas ". Los sobrevivientes y familiares de las víctimas de Christchurch dicen que la peregrinación fue una forma de sanar la violencia que cambió sus vidas.

"Mis sentimientos están más tranquilos ahora, estoy en orden, no estoy en caos, no estoy de mal humor", dijo Gul. "Ahora estoy más en paz, estoy más enfocado en promover y difundir la paz".

Los peregrinos musulmanes se reúnen en la Gran Mezquita en la ciudad sagrada de La Meca en Arabia Saudita el 7 de agosto de 2019, antes de que comience la peregrinación anual de la peregrinación del Hajj a la ciudad santa.

Lejos de Christchurch

"Fue un día muy especial", dijo Taj Mohammed, de 47 años, recordando el momento en que recibió la invitación para interpretar Hajj. "Estoy muy feliz."

Mohammed recibió tres disparos en la pierna en la mezquita Al-Noor en Christchurch. Debido a su lesión, tiene que realizar los siete círculos obligatorios de la Kaaba con muletas o en una silla de ruedas.

Dijo que la experiencia espiritual alivió sus problemas y lo llenó de gratitud. "No es tan fácil venir al Hayy", dijo Mohammed.

Realizar el Hayy se considera obligatorio para cualquier musulmán que sea física y financieramente capaz de realizar el viaje. Sin embargo, la peregrinación de cinco días, que tiene lugar todos los años antes de la fiesta musulmana de Eid al-Adha, puede ser un desafío.

Según las autoridades sauditas, casi 2 millones de peregrinos llegaron a Arabia Saudita para la peregrinación de este año.

Taj Mohammed, de 47 años, realizará la circunvalación obligatoria de la Kaaba con muletas o una silla de ruedas.

Para los fieles musulmanes en Nueva Zelanda, a 9 500 km de La Meca, viajar es particularmente difícil. "Es un viaje de mi vida, es un viaje de ensueño, no puedo creer que esté aquí", dijo Rashid Omar, un electricista nacido en Singapur y originario de Christchurch.

Omar dijo que no había planeado aceptar la invitación del rey Salman porque su esposa e hijos no pudieron unirse a él. Pero su esposa finalmente lo persuadió para hacer el viaje.

"Nos tomó por sorpresa porque aún no estábamos listos", dijo Omar, recordando cuando su familia había sido invitada a visitar el Hayy. "(Pensamos)" ¿quién cuidará a los niños, quién irá? "

Realiza duaa (súplicas) para su hijo, Tariq Omar, de 34 años, quien recibió un disparo en Christchurch.

"Busco paz mental, para mi propio camino espiritual", dijo Omar. "Solo quiero hacer súplicas especiales a mi hijo, Tariq, así como a mi familia".

Su voz se tambalea mientras habla sobre la muerte de su hijo. "Estaba en la mezquita cuando le dispararon", dijo Omar. "Solo lo descubrimos unos días después … Realmente espero que me cure a mí y a toda mi familia".

El homenaje fotográfico a Tariq Omar, víctima del tiroteo en la mezquita de Christchurch, está ubicado entre penachos de flores en el camino de la mezquita Al Noor en Christchurch, Nueva Zelanda, el martes 19 de marzo de 2019.

Los sobrevivientes se reúnen

Para el grupo de Christchurch en La Meca, el viaje ofrece no solo curación espiritual, sino también una oportunidad para reunirse y discutir con personas que comparten su tragedia.

"Es muy bueno (estar juntos). Podemos hablar entre nosotros. Podemos hablar sobre nuestros sentimientos acerca de cómo todo esto nos ha afectado", dijo Omar. "Es un proceso de curación para mí".

Los miembros del grupo hablan sobre sus luchas individuales, sus esperanzas para el futuro, cómo su fe ha aumentado sus posibilidades de salir del ataque. Incluso discuten sus pensamientos sobre el agresor mismo.

"Rezo para que el abusador reciba la advertencia de que el Islam no es una religión de odio, es una religión de paz", dijo Gul, quien dijo encontrado en La Meca con cuatro de sus hijos, incluido un recién nacido.

Puedo perdonarlo, dijo Maryam Gul, de 31 años, sobre el delantero de Christchurch.

Había planeado ir al Hayy con sus padres, pero el tirador de Christchurch dio un golpe fatal a sus planes.

"Puedo perdonar a esa persona, realmente puedo perdonarle lo que hizo, si se arrepiente", dijo Gul. "Puedo perdonarlo, quiero que él sea una mejor persona también".

Gul ha estado en La Meca desde el lunes, inmersa en la adoración y la reflexión sobre sus seres queridos fallecidos. Ella dijo que sintió su presencia en los lugares santos con ella.

La solidaridad de Jacinda Ardern con los musulmanes debería ser la norma, no la excepción.

"Están conmigo todo el tiempo, les hablo y les digo: 'Oh, madre, estoy en La Meca. He sido invitado ", dijo Gul." Me digo a mí mismo que tal vez ellos también están aquí, haciendo sus oraciones. Tal vez sus almas están aquí ".

En un mensaje al Rey Salman, agregó: "Estoy muy agradecida al gobierno saudita por traernos aquí para experimentar este viaje, rezo para que hagan más bien y traigan más personas desconsoladas aquí ".

Además de las meditaciones sobre la curación, el perdón y la vida después de la muerte, los familiares de las víctimas de Christchurch también dijeron que también rezaban por otros, extraños en todo el mundo, para que no sufrieran. más el dolor del terrorismo.

"Mi objetivo principal es, además de completar el quinto pilar del Islam (el Hayy), rezar, decir que este acto de violencia y este acto de terrorismo no volverán a suceder en ningún lado", dijo Omar. .

"Como familia del difunto, es muy doloroso que un ser querido se vaya, sin importar de qué raza o religión estemos. Sufrimos de la misma manera".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *